Páginas vistas en total

jueves, 18 de junio de 2015

TIENES UNA PLANTA QUE CUIDAR

La autoestima de una persona se forma en el tiempo y desde que somos pequeños, Como ejemplo voy a poner a la planta o el árbol en comparación al humano. 

Las plantas antes de crecer son una semilla que conforme se le va administrando agua, la van asimilando, dando paso a su crecimiento.

Hasta que un buen día todas sus partes físicas han logrado crecer, es decir, raíces, tallos, y las hojas. Cada una de estas partes ha cumplido una función importante para que la plantita pueda terminar su etapa de crecimiento.

El siguiente paso será cuidarla para que vaya rompiendo las flores, es aquí en este momento donde vamos a descubrir su forma de actuar y de absorber todo lo que en la tierra encuentra para fortalecerse. 

Al final salen las flores y el proceso de descubrimiento y fortalecimiento esta culminado.

Pero como de esta planta se esperan frutos entonces es necesario comenzar un proceso permanente y vitalicio para que nuestra plantita nos dé una buena cosecha y jamás se marchite.

Los cuidados principales son amor, mimos, agua, y muchos fertilizantes gracias a ellos, esta plantita siempre nos dará su mejor rostro y estará preparada para cualquier tiempo climático, malo como el invierno que le visitara siempre.

Como podemos ver nuestra autoestima comparte etapas de crecimiento con la planta. La primera etapa es la del crecimiento que iría desde los 0 a los 10 años en la que comenzamos a crecer con la ayuda de nuestro entorno, y en la que nos enseñan a querer y nos halagan nuestros aspectos físicos, con frases como: que lindo eres, que guapo eres, que ojos tan bonitos  tienes, etc.

Pero en la etapa de los 10 a los 15 años empezamos a querernos solos, ya coqueteamos frente al espejo, nos gusta cuidarnos,  decirnos cosas bonitas. Hasta aquí nuestra autoestima ya posee raíz y tallo.

Las flores vienen hacer como nuestro proceso de descubrimiento y fortalecimiento a través del conocimiento de nuestro interior, desde este momento aprendemos a conocernos por medio de las actitudes y a valorarnos. 

Pero quizá el método más importante para que esta formación sea permanente y genere sus primeros frutos es el cuidado, es aquí donde nuestra planta de autoestima necesita constantes muestras de cariño para que el denominador común sea positivo.

Necesitamos darnos baños constantes de auto-amor que son equivalentes al agua diaria para nuestras plantas. 

Los fertilizantes vienen hacer la voluntad diaria que tengamos  para cambiar  las actitudes negativas por positivas, fortaleciéndonos para que cuando tengamos malos tiempos sepamos responder con firmeza y mantenernos vigorosos ante los temporales de obstáculos. 


ESCRITO POR K.Q.G
DERECHOS RESERVADOS

1 comentario:

  1. Vaya post! es la inspiración del día.
    ES muy buena la comparación entre nuestra autoestima con un árbol, estoy de acuerdo contigo en que se construye día a día y con una aptitud positiva.
    Gracias por compartirlo.
    Un besito, que tengas un lindo finde

    Make your Own Fashion blog

    ResponderEliminar