Páginas vistas en total

martes, 25 de noviembre de 2014

¡CERO TOLERANCIA CON LA INCOMUNICACION!

Hoy de camino a casa, iba yo sentada  en el metro y a lado mio un señor de mantenimiento que observaba como yo, la incomunicación que hay en esta sociedad, unos con el móvil, otros leyendo, otros con mala cara, y unos pocos en grupos hablando. Hasta que el señor de mantenimiento rompió la conversación de una pareja de abuelos que estaban a su izquierda para preguntarles si eran del norte, con alegria la señora contesto: "no, somos de Madrid" y ahí empezó una conversación muy interesante en la que ya tres personas desconocidas estaban haciendo algo que a menudo se nos olvida "COMUNICARNOS"en 5 paradas les dio para hablar de los metros de Europa, hablar de lo bello que Asturias y Galicia y de lo cambiado que esta Madrid y sobre todo para dar paso a que dos personas mas interrumpieran la conversación sobre la gente que no paga el metro y entra sin pagar mientras otros si que lo hacen, esta mujer que intervino dio su punto de vista y dijo que hay gente que no se cuela porque quiere, si no porque esta en la cola del paro como ella, y que montar en el metro es un privilegio, y ahí después de esa palabra, intervine yo, para aplaudir porque era un verdadero privilegio que 4 personas desconocidas hablaran sobre sus pareceres, la intolerancia de situaciones personales la tenemos por el desconocimiento, ahora la pareja de abuelos que estaban indignados antes el impago del billete de metro, tienen un prisma mas amplio de que no solo hay maleducados que no pagan porque no quieren sino que hay personas que no pagan porque no tienen dinero para hacerlo.

Es evidente que si no hay comunicación, jamas podremos ser empáticos ni saber la realidad del otro, sumidos en la burbuja del móvil hemos perdido la integración, somo simples entes silenciosos ante un mundo lleno de personas que necesitan ser escuchadas.



Escrito por K.Q.G
Derechos Resevados


2 comentarios:

  1. Pues sí, Karen. Pero para eso hace falta empatía, y para la empatía, dejar de creernos el ombligo del mundo. A veces se nos olvida y somos más naturales, y es ahí donde nacen estos momentos tan divinos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es extraño ver que en el metro se den conversaciones y se traten temas tan bonitos. Que bonita experiencia ! saludos.

    ResponderEliminar