Páginas vistas en total

miércoles, 29 de octubre de 2014

EL DEPRAVADO DE RIO ROSAS



Se abren puertas y entra un hombre con la cara y brazos sonrojados mide 1.80 aproximadamente, lleva unos vaqueros azules y camiseta negra, sus manos tiemblan y en sus ojos se detecta nerviosismo detrás de esa lentes empañadas.

Su mirada no para de buscar pechos descubiertos, culos apretados, al parecer no disgrega en edad, su ojos se nublan  y muestra una mirada fija, al parecer ha encontrado víctima, una chica que lleva un escote recatado pero que es suficiente comida para la mente enferma de este depravado, se para en frente de ella y empieza a escudriñar en sus pechos no me puedo imaginar lo que su mente está maquinando.

De pronto la víctima se da cuenta y se siente atacada presa del miedo empieza a esconder sus pechos subiendo su blusa hacia arriba, un frenazo del metro es suficiente empujón para este maniático sexual que aprovecha la ocasión para estirar su manos sólo pasó un segundo y ya la víctima había sido tocada, las puertas se abren y aquel depravado se esfuma entre la multitud.

Las puertas se han cerrado el depravado ha tenido hoy suerte y alguien ha sido acosada visualmente. Mañana volverá a entrar por esa puerta e intentará con una próxima persona.

Escrito por K.Q.G
Derechos Reservados

5 comentarios:

  1. Lamentablemente hay mucha veracidad en este relato, cuantas veces he ido en el metro o por la calle o por dónde sea y me han sucedido situaciones así, en las que te sientes violada con una mirada...

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia las mujeres, por el simple hecho de serlo, somos el punto de mira de muchos...Digamos sujetos, que disfrutan acosándonos de alguna u otra forma. Estamos en continuo peligro, ya sea de noche o de día.

    El otro día precisamente leí en un reportaje que en países como Egipto, el 90% de las mujeres se encontraban en continuo riesgo de ser violadas o asesinadas...Y que el acoso está a la orden del día.

    Esperemos que algún día, aunque no creo que de forma definitiva, nuestra situación cambie a mejor.

    Buen relato, un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente esto ocurre mucho, a mi me ha pasado en varias ocasiones y realmente no sabes ni como reaccionar...
    buen relato!

    ResponderEliminar
  4. Qué horror! Estas cosas son tan desagradables... y la mayoría de los hombres no entienden lo desagradable que puede resultar a ser! En fin, algún día conseguiremos acabar con estas cosas... o eso espero...

    ResponderEliminar
  5. Es horrible, creo que es algo que hemos vivido todas las mujeres al menos una vez, sobre todo ese acoso visual repulsivo. Espero que desahogarte te haya ayudado. Un saludo.

    ResponderEliminar