Páginas vistas en total

sábado, 28 de febrero de 2015

NINGUN DRACULA VIVE EN LA REALIDAD

El mundo está lleno de seres infantiles que hondean sus decisiones a diestra y siniestra, quien quisiera terminar rupestre y soñar florido.

Nadie sabe cuando será el día acertado para morir en el laberinto de la lujuria, pocos son los jardineros que arrasan con las flores marchitas y las convierten en abonos de otros huertos.

Una vez sentí que el camino correcto entre la desidía y la hiperactividad era la locura, mas hoy creo firmemente en que la locura es la madre de la irracionalidad, pero quien puede calmar a está, en sus afanes absurdos de hambruna.
Todo cuanto conocemos como racional es superfluo y emocionante si le añadimos gotas de irracionalidad que deben ser controladas como la valeriana, porque aun siendo un remedio para tranquilizar puede causar efectos colaterales.

Cada capricho bien definido es contraste de un solo deseo que aun como neutrón rechaza cualquier carga en negativo y positivo.

No cocinamos carne o pescado según nuestros gustos sino según nuestros placeres, los cambios de la vida asumen que nada es contaminante hasta que se transforma en disolvente.

Y aun cuando no queremos ser parte del entendimiento, las peores locuras son las que se deshacen a fuego lento con grandes cantidades de racionalidad.

Nadie que quiera tener un sueño mágico puede pretender que se le transforme en realidad si quiere despertar de él para convertirlo en cotidianidad.

No nos aventuremos a perder el norte y el sur con platos que solo se comen y se preparan en el comedor de las cocinas de los restaurantes que están en CLOSED.

La mayor dicha de un ser, es guardar cada parte de su locura en las ganas del olvido del alma, jamás intentes despertar a un vampiro que te excito para traerlo a la vida y a la cotidianidad, los seres del oscuro averno no entienden de gente, sentimientos, y contrariedades.

ESCRITO POR K.Q.G
Derechos reservados

1 comentario:

  1. El texto me parece un ensayo con dosis extra de figuras y analogías. Podría estar en algún lugar en la frontera entre un texto argumentativo y uno lírico. Las imágenes tienen potencial y sería muy bueno que tuviesen un hilo conductor de sensaciones que el lector pueda rastrear y saborear. Hay bastantes referencias científicas cuya conversión al verso será algo complicado; sería más sencillo convertirlo en un ensayo. Your choice ;)

    ResponderEliminar