Páginas vistas en total

lunes, 1 de mayo de 2017

VIVIR SIN PARALISIS

La felicidad no existe, de hecho todo lo que nos hace felices viene como los perfumes en dosis pequeñas y diarias, cada instante del día es una oportunidad para ser felices a través de la vida. Por lo cual es necesario que no pensemos tanto, actuar ya es eminente porque a lo que mucho le damos vueltas mas se enreda y las telarañas no son fáciles de desenmarañar.

El sujeto no es predicado cuando lucha por ser verbo de un sustantivo, ser feliz equivale a estar vivo, la felicidad no está en lo material, no está en el amor, todo eso es un complemento, en realidad no necesitamos una naranja para completar nuestra ensalada, tú mismo puedes ser toda la salsa de tu vida.

El estar vivo se refleja en el tiempo que les das a los demás, en latir con un baile,  con una canción o con un instrumento, en volar despierto, o en soplar cuando quieres algo. Por eso las 24 horas de cada día son una apuesta a conseguir felicidad con caducidad. 

Es momento de materializar sueños y deseos necesitados, la vida es un boomerang con fecha de retorno, y no puedes parar jamás, te debes una sonrisa cada día, los problemas no existen, tan solo son el saldo entre lo que deseabas y lo que obtuviste. De ti depende que ese saldo sea una ganancia o una perdida sin premio de consolación.

Cuando tengas un saldo incomodo no pienses tanto porque generas un dolor de cabeza, dale la vuelta, búscale el lado positivo y sácale partido como si fuera la última jugada de un domino a medio morir. 


ESCRITO POR K.Q.G

DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario