Páginas vistas en total

lunes, 8 de diciembre de 2014

NADA Y POCO ABORDO

Al nacer nos acostumbran al regazo, alguien afuera nos espera, y conforme va la vida pasando vamos conociendo a las personas, pero no todos se apegan al regazo llamado familia, hay algunos que desde temprana edad se independizan y empiezan a crear roze con una serie de pesonas que con el tiempo van quedándose en el camino para dar paso a otras. El hombres es un ser colmado de abrazos y apretones de manos, ninguno puede jactarse de ser frio y desanimado, todos tienen y necesitan gente alrededor, el tiempo de contacto puede varíar o ser eterno pero siempre hay gente alrededor. Aún en soledad, nuestro cuerpo le pide a nuestra alma que haga vigilia y qie charle con el, en esos momento cuando el cuerpo necesita exponer todos sus miedos e inquietudes. Ningún calor es igual, todos calientan y dan de diferente manera.                                                                                                                                       
escrito por K.Q.G
Derechos reservados

6 comentarios:

  1. Espectacular el escrito, tienes muchísimo talento Karen, deseando seguir leyéndote

    ResponderEliminar
  2. El ser humano es un ser social y gregario por naturaleza. Necesitamos de los demás, de su contacto y cariño.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón! Me encanta como escribes.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Cuando la soledad es buscada, no nos sienta mal pero casi siempre necesitamos el calor de alguien con nosotros... buen escrito!

    ResponderEliminar